Perro, por Tono

December 23, 2020 |

Este artículo forma parte del concurso de relatos En Bici al Trabajo. Puedes ver todos los relatos presentados y los trabajos ganadores en este enlace.

Un día mientras me dirigía a mi base de incendios forestales, pude oír el ladrido de un perro angustiado.

Me bajé de la bici para ver qué pasaba y me di cuenta que un pobre animal había caído al sifón de una acequia, pese a intentar sacarlo, el animal asustado intentaba morderme asustado.

Vi que era imposible por mi parte ponerlo a salvo, pero tampoco podía dejarlo en una muerte segura.

Me puse en contacto con el 112 para avisar del problema y dando ubicación del lugar.

Al cabo de unos 30 minutos se presentó la Guardia Civil en el lugar y acto seguido les lleve hasta donde estaba el perro atrapado.

No pude esperar y marche a mi trabajo para no llegar tarde.

Cuando terminé mi jornada, al pasar por el sitio, la angustia de todo el día de no saber que paso al final quedó despejada.

Habían abierto un agujero y el perro ja no estaba, por lo que el alivio y la alegría me invadieron de felicidad.

Si hubiese circulado con un coche, jamás hubiese salvado a ese precioso peludo negro.