Lunes 8:05 a.m., por Xeta

December 23, 2020 |
Imagen asociada al relato 8.05 am.

Este artículo forma parte del concurso de relatos En Bici al Trabajo. Puedes ver todos los relatos presentados y los trabajos ganadores en este enlace.

Estaba furioso, podía notarse su ira en cómo aferraba el volante con fuerza, en cómo su espalda tensa se alejaba del respaldo del asiento.  

El cuello estirado, tratando de encontrar algún hueco, algún resquicio por donde introducir el morro del coche y así avanzar algunos centímetros más.  

Tenía que aprovechar ahora. Ahora que el semáforo estaba en rojo. De no hacerlo, se le colarían por la derecha y quedaría atascado de nuevo otros preciosos minutos.  

Visualizó de pronto el ansiado hueco, y al hacerlo, su mirada me traspasó, sin verme. Igual que no veía el mundo que le rodeaba, ni mi media sonrisa, obsesionado con avanzar.  

Antes de lo que esperaba, sin tiempo para nada más, el semáforo cambió a verde. Agarré el manillar con ambas manos, apreté fuerte los pedales y dejé atrás el atasco, la furia, la impotencia.